Comentario evangelio 27.02.2021

Comentario evangelio 27.02.2021

Evangelio San Mateo 5, 43-48

¡Queridos Amigos!

Me gusta mucho la Palabra Amigos porque me lleva directamente a la Última Cena donde Jesús a los que más quería, en la intimidad de esa hermosa Noche de Comunión con los Suyos antes de entrar en la Pasión, les dijo algo precioso: No os llamo Siervos, sino Amigos.

¡Somos sus Amigos! Y nos ha dejado la intimidad más preciada de su Corazón.🙏❤️ Llevo todo el día pensando en el Evangelio de hoy. No es un Evangelio fácil. Más bien, nos confronta con los sentimientos más humanos de nuestro corazón.

¿Cómo podemos amar al que tanto daño nos ha hecho? Y si nos fijamos o adentramos en las Palabras de hoy, se refieren a nuestro prójimo, a los que tenemos más próximos. 🙏🌷Cuando los que nos interesan de verdad, nos hieren, el alma se congela y es tanta la angustia que invade nuestro interior, que no podemos pensar en otra cosa que no sea esa ofrenta y no podemos dejar de sentir rabia, tristeza, perplejidad, desazón, deslealtad, frustración, odio, irá, juicio, venganza, rencor. Y estas emociones se vuelven cíclicas, reiterativas, obsesivas, unidireccionales. Parece que no exista nada más que ese pensamiento en el que se ha convertido la acción o la omisión o silencio del otro. Del más próximo a nuestro corazón.😔🍂🥀.

En la época de Jesús, era muy usual la frase de amar al amigo y odiar al enemigo. No era una frase bíblica, pero sí estaba aceptada por la sociedad y entraba en la lógica de nuestra humanidad. Si somos muy sinceros con nosotros mismos, hoy sigue pasando lo mismo y muchas veces se confunde la justicia con la venganza. Cuando tocan nuestro “ego”, es durísimo. Y pasa desde muy niños. Si observamos los grandes padecimientos de los niños, (fuera de supuestos realmente trágicos), se centran en que su amiguita o amiguito, no le ha mirado, no quieren jugar con él o con ella, se sienten rechazados por el grupo de la clase o de los hermanos…..😔😔😔🍂🥀. Pues eso que tenemos en el corazón desde siempre, nos acompaña cuando crecemos.

Y hoy Jesús viene a curarnos. El final del Evangelio, invita a ser perfectos cómo nuestro Padre celestial es perfecto. No significa que podamos cumplir al pie de la letra está invitación pues es imposible para nosotros. Lo que Jesús quiere, es que nos vayamos acercando poco a poco, mediante un proceso de maduración en la fe y en nuestra personalidad, hacia esa superación de uno mismo y a llegar a Amar cómo nos Ama nuestro Padre.

Quien es Rey, sabe perdonar. El que se queda en la herida y de ella construye un victimismo destructivo, es esclavo de sus propios deseos desordenados. Jesús quiere que curemos esa memoria que nos mortifica y nos daña. 🙏😔🍁🍂🥀

Amar al enemigo, es aprender a perdonarnos a nosotros mismos cuando ante lo que los demás nos hacen, nos hundimos con tanta facilidad. Es saber pedir perdón a Dios por lo que nosotros hemos podido crear en esas relaciones que nos dañan. Es saber amar solo por amar y sin medir lo que el otro nos da para dar nosotros.

Amar desde la elegancia cuando sabemos mantener la serenidad y estar en nuestro centro frente al insulto, la deslealtad, el mal trato, y demás conductas que duelen y duelen. No significa que tengamos que seguir a veces, manteniendo esa relación si ya es tóxica y conflictiva. Tendremos que poner límites sanos y decir las cosas que nos molestan, pero una vez sosegadas y muy rezadas. Es devolver al mal, con una respuesta meditada que busca el bien del otro, aunque se le haya de poner en la verdad y eso duela.🙏🌷

Sin embargo, os transcribo un texto de la Lectio Divina de hoy de los Carmelitas, precioso y con el que podremos comprende que Jesús no nos pide nada que Él no haya vivido. Os invito a leerlo con mucho cariño:

Amar a los enemigos. En el Evangelio de hoy, Jesús cita la antigua ley que decía: “Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo”. Este texto no se encuentra tal cual en el Antiguo Testamento. Se trata más bien de una mentalidad reinante, segundo la cual la gente no veían ningún problema en que una persona odiara a su enemigo. Jesús no está de acuerdo y dice “Pero yo les digo Amad a vuestros enemigos y rogad por los que os persigan”.🙏 Y expone la motivación: “Pues, si amáis a los que os aman, ¿Qué recompensa vais a tener? Los cobradores de impuestos ¿no hacen eso mismo? Y si no saludáis más que a vuestros hermanos, ¿Qué hacéis de particular? ¿No hacen eso mismo los gentiles? Vosotros, pues, sed perfectos como es perfecto vuestro Padre celestial.” Jesús nos lo muestra. En la hora de ser crucificado observó aquello que enseñó.

Padre, ¡perdona! ¡Ellos no saben lo que hacen! Un soldado tomó la mano de Jesús en el brazo de la cruz, clavó un clavo y empezó a dar golpes. Varias veces. Salí sangre. El cuerpo de Jesús se contorcía de dolor.🙏😔🍂 El soldado, un mercenario, ignorante, ajeno a lo que estaba haciendo y a lo que estaba ocurriendo alrededor, continuaba dando golpes como si fuera un trozo de pared de la casa y estuviera colgando un cuadro. En ese momento Jesús pidió por el soldado que lo torturaba y dirigió esta plegaria a su Padre: “¡Padre, perdona! No saben lo que hacen”. Amó al soldado que lo mataba. 🙏🙏🙏🙏🙏🌷 Por más que quisiesen, la falta de humanidad no logró apagar en Jesús la humanidad y el amor.

Lo tomaron, escupieron en su rostro, le rieron a la cara, hicieron de él un rey payaso con una corona de espinas sobre la cabeza, lo torturaran, lo obligaron a ir por las calles como un criminal, tuvo que oír los insultos de las autoridades religiosas, en el calvario lo dejaron totalmente desnudo a la vista de todos y de todas.😔🍂🍁🥀 Pero el veneno de la falta de humanidad no consiguió alcanzar la fuente de amor y de humanidad que brotaba desde dentro de Jesús.

El agua del amor que brotaba desde dentro era más fuerte que el veneno del odio que venía de fuera. Mirando a aquel soldado Jesús tuvo dolor y rezó por él y por todos: “¡Padre perdona!” Y hasta añadió una disculpa: “No saben lo que hacen”. 🙏🌷❤️

Jesús se hizo solidario con aquellos que lo torturaban y maltrataban. Era como el hermano que va con sus hermanos ante en juez y él, víctima de sus hermanos, dice al juez: Son mis hermanos, sabe usted, son unos ignorantes. Perdónelos . ¡Se mejorarán!” Amó al enemigo.🙏🤗✨

Sed perfecto como el Padre del cielo es perfecto. Jesús no quiere solamente un cambio superficial, porque nada cambiaría. El quiere cambiar el sistema de la convivencia humana. La Novedad que quiere construir viene de la nueva experiencia que tiene de Dios como Padre lleno de ternura ¡que acoge a todos! Las palabras de amenazas contra los ricos no pueden ser para los pobres una ocasión de venganza. Jesús manda tener la actitud contraria: “¡Amad a vuestros enemigos!” El verdadero amor no puede depender de lo que yo recibo del otro.

El amor debe querer el bien del otro independientemente do lo que él hace por mí. Pues así es el amor de Dios por nosotros.🙏🌷💫

Un abrazo fuerte para todos.

Custodia Cordis❤️