Comentario evangelio 26.10.2022

Comentario evangelio 26.10.2022

Evangelio San Lucas 13, 22-30

¡Queridos Amigos!

El Evangelio de hoy es complicado. Jesús está de camino. Ya sabemos que un tercio del Evangelio de Lucas, nos sitúa a Jesús subiendo a Jerusalén desde Galilea y predicando en aldeas y ciudades.

De camino estamos nosotros también junto a Él en este autocar que nos lleva hacia el destino final de nuestra peregrinación que es el cielo.

Y hoy, nuestro querido Maestro, nos dice: «Esforzaos por entrar por la Puerta estrecha.» Nos pide que seamos voluntariosos en entrar por esa puerta.

Desde el punto de vista exegético (explicación de la Palabra por los estudiosos), este Evangelio está destinado a los judíos que no recibieron en su corazón el mensaje de Jesús y que cuando quieran llamar a la Puerta del Reino de Dios, no se les abrirá.

No se trata de cumplir unos preceptos por fuera para tener una verdadera intimidad con Dios, se trata de una forma de vivir. De ser conscientes de que esa Puerta estrecha la atravesamos con una vida coherente dónde esta lógica del Evangelio, nos va invadiendo cada día más y más.

Esa puerta, se llama Humildad.

Los últimos serán los primeros. ¡Qué bonito escucharlo pero que difícil; ¡Cuántas oportunidades nos da la vida de ser humildes, sencillos! Saber responder con humildad, implica un proceso interior fuerte. Un esfuerzo, cómo nos pide hoy Jesús.

Nunca nos engaña. Cuando las cosas son difíciles, nos lo dice. No nos esconde la Cruz para que le sigamos. Hemos de esforzarnos por adquirir de forma constante, esas virtudes que nos harán actuar según Cristo y no según nuestro ego.

La base para ello, está en la oración constante. Desde el comienzo del día, hasta el último rinconcito de oración, manteniendo ese contacto insistente con nuestro Dios durante toda la jornada. Nuestro andar ha de estar lleno de Dios. La cabeza alta, los ojos mirando hacia el cielo, el cuerpo firme en su caminar, aunque por dentro el corazón esté desgarrado.

Esforzarnos, justo cuando las cosas se ponen difíciles y nuestro yo natural se dejaría arrastrar por la desidia, mal humor, victimismo, egocentrismo, juicio, irá, venganza hacia el que me está robando la paz, y todo ello, si no se controla, puede abocar en estados depresivos y dejadez.

Por eso, esta Palabra de hoy como es esforzaos, ha de adquirir un cariz Sagrado. No una palabra que nos indique pesadez y agobios, sino seguridad, confianza, personalidad, vocación, misión, caridad hacia nosotros mismos y los que nos rodean.

Es más fácil reaccionar con ira, que dominarse a uno mismo y aunque ello implique angustia y dolor, mientras controlamos ese caballo desbocado que llevamos dentro, realmente es una actitud bíblica que nos da una dignidad inmensa.

Ser de Cristo, no es fácil, pero es apasionante. Vale la pena, esforzarnos por entrar por esa Puerta estrecha. Estamos llamados a sentarnos con Él en ese gran banquete final dónde nos reuniremos todos nosotros un día y la alegría de estar juntos, será eterna.

Hasta entonces, hemos de ayudarnos a llegar a ese Reino de Dios, donde los últimos serán los primeros.

¡Esa Puerta se llama Humildad!

¡¡Un abrazo fuerte a todos!!

Custodia Cordis❤️