Comentario evangelio 24.06.2021

Comentario evangelio 24.06.2021

Evangelio San Lucas 1, 57-66.80

¡¡¡San Juan Bautista!!!

Hoy celebramos su fiesta. Es un santo que tiene dos celebraciones, nacimiento y Martirio.

Hoy es su nacimiento y la importancia de la fe de su madre, Isabel, prima de la Virgen y de Zacarías, su padre que dudó de Dios y por eso se quedó mudo.

Sin embargo, al final, ¡¡¡¡la fe de Zacarías realizó el milagro!!!! Recuperó la voz porque se rindió ante Dios.

¡¡¡¡Ese Dios de la realización!!!! Qué acontecía en una familia donde el sufrimiento por la no llegada de un hijo y la vergüenza social que ello representaba en esa época, era muy grave.

¡¡¡¡Hoy con el nacimiento de Juan Bautista, triunfa el milagro de la confianza!!!!

Triunfa el milagro de la perseverancia, de mantenerse firmes en la fe, aunque no veamos nada y justo porque no vemos nada.

Triunfa el milagro del abandono absoluto a las insinuaciones que Dios nos inspira por medio del Espíritu Santo.

Hoy triunfa la humildad de reconocer nuestra impotencia cuando la espera de hace muy larga y aceptar que hemos de dejar de controlarlo todo. Justo eso que tanto anhela tu corazón, llegará a ti cuando lo entregues completamente en manos de Dios.

¡¡¡Él no es un Dios de la renuncia sino de la resurrección!!!

Es el Dios de las cosas imposibles. Cuando nos pide algo, justo lo que más deseamos, no es porque es malvado y sádico. No. Lo hace porque nos va a purificar. Hará que al dejar en su Providencia aquello que nuestro corazón ansía, ese corazón necesitado, pase a ser un corazón transfigurado que será capaz y digno de recibir lo que desea desde una educación maravillosa que Dios ha permitido en el Tiempo de espera.

Si no los concede antes y no estamos preparados, ni podríamos disfrutar de la grandeza de su regalo, ni podríamos mantener el mismo porque lo perderíamos por dependencias insanas o por no entregarnos en la verdadera esencia de nuestro ser. Y sería así, porque las épocas de purificación si por un lado sin difíciles, por otro son maravillosas para crecer en la fe y en una personalidad llena de luz y atracción.

Al final, seremos como Zacarías, se abrirá nuestra boca ante el milagro de la realización por Dios de lo imposible en nuestra vida y no podremos dejar de bendecir y bendecir a Dios.

¡¡¡Un abrazo fuerte a todos!!!

Custodia Cordis❤️