Comentario evangelio 22.03.2021

Comentario evangelio 22.03.2021

Evangelio San Juan 8, 1-11

¡¡¡Querida Familia peregrina hacia el cielo!!!

Hace ya un año que apareció en nuestras vidas una palabra que veíamos muy lejana o casi histórica: Pandemia y con ella muchas repercusiones que todavía hoy estamos intentando digerir.

Nos está pidiendo Dios grandes desprendimientos, físicos y económicos. Nos pide ese corazón contrito y humillado.

¡Sentir la pobreza del corazón de no poder ver a quienes deseamos, abrazar a los nuestros, perdonar de Corazón las heridas abiertas, la incertidumbre ante la gran crisis económica que nos espera…!

No tengamos miedo. Las Palabras de hoy, nos llevan a la misericordia y confianza infinita. Os copio la frase de Susana, una bella esposa de la Primera Lectura de hoy cuando después de un juicio falso, la iban a matar por no ceder al chantaje de dos viejos e inicuos jueces de que se acostara con ellos:

Ella, llorando, levantó los ojos al cielo, porque su corazón estaba lleno de confianza en el Señor.

No importa si lloramos. Miremos al cielo porque nuestro corazón ha de estar lleno de su Confianza.

Del Evangelio de hoy muy conocido por ser el de la adúltera acusada por los fariseos para apedrearla, me quedo con la actitud de Jesús.

No se deja quebrantar por la mala fe de los que quieren probarle. No pierde la compostura y por ello, está lleno de sabiduría y se agacha y escribe algo en la tierra y escruta el corazón malvado de los que querían acusarle utilizando a una mujer desgraciada. No pierde su serenidad ante la tragedia.

Esta actitud solo le puede venir de Dios Padre. Si os fijáis, empieza el Evangelio diciendo que se pasó toda la noche en oración en el Huerto de los Olivos y antes del amanecer, ya estaba entregado a la gente, enseñándoles.

Solo podremos transitar por este desierto tan duro, pasando cómo Jesús, muchas horas de oración y retiro para después, de forma temprana, poder salir a nuestros hermanos que tanto están sufriendo.

Solo desde una oración profunda, podremos transitar por estos momentos históricos y podremos ser Luz del Mundo.

Dejamos de lado en estos momentos, todo aquello a lo que nos queremos agarrar. Somos Pobres de espíritu. Pobres de Corazón. ❤️????????

Solo con la Oración profunda, podremos ganar en la Retaguardia a esta esta durísima batalla que hace un año estamos librando.

Oración y serenidad ante el sufrimiento. Es lo que hoy nos enseña Jesús. Él no nos juzga por todos nuestros adulterios interiores que son manifestaciones de no tenerle a Él cómo centro. No me refiero al adulterio matrimonial, sino a todo lo que en nuestros pensamientos nos aparta de su Luz cómo pueden ser los juicios constantes hacia los demás que no aguantamos en la convivencia o los juicios a muerte contra nosotros mismos que somos nuestros peores enemigos.

Él, agachado escribe todos nuestros pecados, pero lo hace sobre tierra, porque el viento y la lluvia, se llevarán lo escrito, siendo símbolo de su Perdón.

Sólo Jesús, podía entrar en la lista de lo que Él propone: El que esté libre de pecado, tire la primera piedra. Y, sin embargo, con una misericordia infinita, protege a esa mujer desgraciada y lo más importante, le invita a no pecar más. No justifica su actitud, sino que nos regala FUTURO. Lo que hoy hacemos, las conductas que nos esclavizan, pueden ser restauradas por Jesús. Si bien, necesitamos poner esa Voluntad de no pecar más, de purificarnos de todos nuestros pequeños adulterios que cometemos cuando nos alejamos en nuestro corazón, del amor de Dios y dejamos de mirarle.

En términos bíblicos, las palabras prostitución y adulterio, también se referían a nuestras infidelidades con Dios. Cualquier pecado, tiene su origen en ese dejar a Dios y crear nuestra propia defensa y justificación. Sin embargo, seguimos por dentro tristes, sin alegría interior, porque el pecado que refleja nuestras heridas más horas, nos hace mucho daño.

Hoy Jesús ha escrito esos pecados y heridas que nos impulsan a dañar al otro, en la arena. Como he dicho antes, es simbólico que agachado escribiera. Hay varias interpretaciones de este he hecho. Una muy alentadora, es que, en esa arena, serán borrados por el soplo del viento, por la lluvia…Él ha borrado nuestros pecados en la Cruz. Los ha escrito en su Corazón para que nunca más nos pesen.

Él se los lleva…porque nos Ama sin medida y nos mira con compasión infinita y a la vez, con una autoridad preciosa que nos invita a madurar y cambiar mediante un trabajo profundo movido por la Gracia del Espíritu Santo, todo lo que nos aparta de su amor y mata por nuestra irá envenenada a los demás sí juzgamos, cómo hoy lo hacían con la adúltera. Es muy fácil, estar en los lados. Seamos conscientes de cuando pasamos de ser juzgados a juzgar y con ese juicio, deseamos al final, apedrear al que nos molesta porque no cumple nuestras expectativas.

No estamos viviendo un tiempo para perderlo, sino que la lectura desde la fe de este momento histórico, nos ha de llevar a tener un profundo sentido de oración y entrega. Ello nos mantendrá alegres en medio de este desierto de desolación y muerte.

¡¡¡Un abrazo fuerte a todos!!!

Custodia Cordis❤️