Comentario evangelio 19.07.2021

Comentario evangelio 19.07.2021

Evangelio San Mateo 12, 38-42

¡Queridos Amigos!

El Evangelio de hoy nos centra en la esencia de los milagros. Aparentemente es un texto difícil y hace alusión a Jonás y a la Reina de Saba y Salomón. Ello pone de manifiesto que Jesús siempre habla desde la propia Palabra. La Biblia se explica desde la Biblia.

Los escribas y fariseos le ponen a prueba. No le hacen una pregunta desde la verdad de su corazón, sino que es una pregunta torticera. Sólo buscan desacreditarlo y que disminuya su carisma y poder entre los seguidores de Jesús. Ellos se buscan a sí mismo y no quieren perder la influencia sobre la gente. Y por eso Jesús, que conoce la verdadera intención de nuestros corazones, es muy duro con sus interlocutores.

Utiliza los términos de: Generación perversa. Malvada y adúltera. Y no se va a manifestar delante de ellos, dándoles un signo porque acababa de realizar muchos milagros justo antes de esta escena. Ellos tienen cerrados los ojos de su corazón y solo buscan lo externo. Pero no lo buscan para mayor gloria de Dios sino para satisfacer sus peores deseos que venían de un alma corrompida.

Yo pienso mucho, cuando estudio los Evangelios, en la ingente personalidad de Jesús. La fe no solo no está asociada con un falso sentimentalismo que mata la esencia del corazón, sino necesita para   dar frutos, una relación íntima con nuestro Creador.

Jesús conoce muy bien cuando no hay que contestar con Palabras bonitas o manifestando esa belleza de la Verdad. ¡Al contrario! Él ejerce de forma sana su Autoridad, justo para curarnos, sanarnos y porque nos tiene un Amor tan grande que ni siquiera nosotros, entendemos por qué nos ama así cuando no podemos amar de igual manera a nuestra propia personalidad.

Estamos llenos de señales. Él se ha manifestado muchas veces en nuestras vidas, pero seguimos sin Creer y pedimos más y más. Cuando las cosas no salen cómo deseamos, nos revelamos contra Dios. Le increpamos el por qué después de tantas horas de oración, sacrificios, lágrimas, no nos concede lo que tanto pedimos.

No nos damos cuenta, de la falta de humildad que atisba en estas quejas. De la falta de estructura en nuestra oración donde sin querer, hemos convertido a Dios en un mago, cómo hoy tentaban a Jesús los fariseos. Dios no es una imagen de madera. Dios es una Persona real. La Santísima Trinidad, está viva. No son Magos. Son Amigos reales, son la esencia de nuestra identidad. Padre, Hijo, Espíritu Santo. Están siempre con nosotros. Sin embargo, tantas y tantas veces, sale en nuestro ego, esos fariseos que no pueden reconocer cómo Dios ya se han manifestado en multitud de ocasiones. No vemos los milagros ordinarios, porque estamos cerrados a la Fe y nos buscamos de forma errónea a nosotros mismos. Incluso en esas peticiones donde creemos ser sinceros de corazón, muchas veces, es nuestra humanidad y debilidad, la que dirige la petición y no la certeza absoluta de que precisamente Jesús, está Vivo y antes de darnos lo que pedimos, le interesa nuestra verdadera salvación. Si no nos lo da, todavía, es porque no estamos preparados para recibirlo y nos perderíamos su Grandeza.

Jonás, representa la Resurrección de Jesús, que es el verdadero Signo que nos ha dejado. La Reina de Saba y los Ninivitas, representan a los paganos. Los que, sin legalismos, encontrarán la verdadera libertad de ser Hijos de Dios porque le buscan desde el centro de sus corazones y no desde un cumplimiento radical que acaba matando el alma. Cuando se vive así la religión, no se busca a Dios, sino que se pretende saciar, una falsa seguridad que solo genera vacío y abismo interior.

Su Resurrección manifestada en tantos acontecimientos de nuestra vida, es la Verdad, con mayúsculas que hará posible los milagros que aún no hemos visto.

¡Un abrazo fuerte para todos!

Custodia Cordis❤️