Comentario evangelio 18.07.2021

Comentario evangelio 18.07.2021

Evangelio San Marcos 6, 30-34

¡Queridos Amigos!

La liturgia de este domingo de julio, es preciosa. Desde el principio de las Lecturas, queda claro que para Dios es esencial cuidar a sus ovejas. Y a lo largo de la historia de la humanidad, es patente que muchas personas a las que se les otorgaba cargos de autoridad, no solo no lo han sabido cumplir, sino que han confundido la autoridad por autoritarismo y han olvidado la esencia del Encargado que implica cuidar a los otros.

No sólo lo vemos en sacerdotes u obispos, sino también en políticos, o economías que solo buscan su interés y para las que el ser humano es algo codificado.

Y a pequeños niveles, cualquiera que ante un cargo de autoridad (la paternidad, incluida la maternidad, un cargo en la propia comunidad de vecinos, en el trabajo, en cualquier asociación o en las comunidades de la Iglesia), sólo buscan saciar su ego y se olvidan del deber de custodia que lleva implícito todo encargado sobre otro ser humano.

Jesús es el Buen Pastor. El único que es Puerta y Luz para las ovejitas. La Única Puerta que podemos cruzar con absoluta confianza. Todo lo demás, es el acogimiento de un Encargo precioso de Confianza que nos quiere ofrecer para ser instrumentos suyos, en este volver a recoger a todas las ovejas perdidas y dispersadas.

La manipulación de unos sobre otros, está a la orden del día. Y los que ofrecen falsamente libertad, acaban abocando a las personas a vivir insertas en el anonimato de la Masa.  Mucha gente se aleja de la Iglesia con críticas graves y acaban dependiendo de otros que les esclavizan y jamás podrán entregar el agua que sacia la sed de la herida.

¡El Evangelio es precioso!  Bellísimo. Y si lo contextualizamos, podemos imaginar cómo los apóstoles regresan de la misión a la que Jesús les había enviado y quieren contarle cómo les ha ido. Y Jesús les encuentra cansados, aunque entusiasmados. Y se preocupa de ellos. Quiere que descansen y se alejen con Él a un lugar solitario.

Les enseña lo que Él hacía cada vez que se encontraba al final de jornadas llenas de entrega a la muchedumbre que le seguían.

Se retiraba a solas a rezar. Necesitaba constantemente la cercanía del Padre y contarle todo a Él cómo ahora los apóstoles hacen con Jesús. Así también nosotros, hemos de aprender a descansar. No tener miedo a permitirnos el DESCANSO.

Es esencial para regenerar fuerzas, recuperar energías y saber buscar esos momentos de aislamiento y oración. Sin embargo, la gente quiere seguir con Jesús y se adelantan al lugar de descanso. Es el preámbulo a la multiplicación de los Panes y los Peces.

Y Jesús se conmueve porque ve muchos corazones destrozados que no tienen a donde acudir. Su rebaño, está dañado y le necesitan. Y se pone a explicarles muchas cosas con calma.

Jesús, nos enseña incluso a trabajar y vivir los momentos de entrega en la misión o la familia…CON CALMA.

Podemos hacerlo todo con calma y no bajo la angustia y el estrés que conlleva la vorágine de la vida. El activismo, está matando nuestro ser. Constantemente las personas necesitan quedar con otras para hacer actividades. Los papás, se agotan para ir y volver a ir a todo lo que otros proponen en el grupo de WhatsApp del colegio.

Inconscientemente, genera ansiedad si uno elige no ir (que no es nada malo ir y compartir con los demás), sino custodiar el descanso y la intimidad y enseñar a nuestros pequeños, que la palabra ABURRIDO…tiene muchas puertas abiertas hacia la creatividad personal y familiar y el estímulo de la lectura, la conversación inteligente, el aprender a escucharse. Elegir ordenar todos juntos cómo algo divertido, llamar a otros familiares que igual están más solos y saber pasarse un buen rato con ellos…etc…

Jesús, nos enseña a preocuparnos del bienestar del otro. A ejercer la autoridad cómo un verdadero servicio que nos hace salir de nosotros mismos y nos purifica la autocomplacencia y necesidad de ser. Somos realmente hermanos y AMIGOS, cuando nos entregamos con el corazón sereno y capacitado para esa entrega.

Y para ello, será muy importante.

APRENDER A DESCANSAR.

¡Un abrazo fuerte para todos!

Custodia Cordis❤️