Comentario evangelio 18.02.2021

Comentario evangelio 18.02.2021

Evangelio San Lucas 9, 22-25

¡Queridos Amigos!

El Evangelio de hoy es muy cortito. Hasta ahora seguíamos a San Marcos. Ayer empezó en ciclo propio de Cuaresma y las lecturas serán las que tradicionalmente la Iglesia ha reservado para este período. Jesús anuncia su Triduo Pascual y lo hace con una expresión que me sorprende: Es necesario que sufra mucho…Que sea muy rechazado por los sacerdotes y escribas…. que muera y así podrá resucitar. Esto es la Pascua, el paso de la muerte a la Vida.

Después les dice a todos y en ese todos estamos nosotros, Él ya contaba con nosotros: Si alguno quiere venir en pos de Mí, coja su cruz de cada día, niéguese a sí mismo y dígame Igual que Él va a pasar por el rechazo, muerte y resurrección; ¡nosotros hemos de abrazar nuestra Cruz de cada día! Negarnos a nosotros mismos (que no significa odiarnos sino todo lo contrario, significa tener un dominio sobre nosotros) y una opción de vida que es seguirle. Ese es nuestro trípode.

Jesús nos va marcando las pautas de una nueva estructura en la fe y empieza por la aceptación del sufrimiento. Si huimos de nuestra realidad, si bloqueamos nuestros sentimientos, si negamos nuestra humanidad y con ella el sufrimiento, sólo somos seres humanos que caminan de forma inmadura por la vida.

Es necesario que Jesús sufra. No es un masoquismo, es una verdad antropológica. No hemos de tener miedo al dolor y sobre todo, al rechazo, a la humillación, al abandono de los que más queremos…. Jesús nos ha precedido en ello.  Lo que hemos de hacer, es aprender a sufrir, cuando el sufrimiento llega, con toda la actitud de entrega y de amor que Jesús tuvo.

¡¡¡En nuestras fuerzas, es imposible!!! Sólo en el dejarnos bañar por la Gracia del Espíritu Santo, podremos caminar por donde nos parecía imposible.

Negarnos a nosotros mismos, implica previamente un gran conocimiento de nosotros mismos. Entrar en el misterio de nuestra creación concreta. Porque… cuando nos negamos en el sentido de frenar un juicio, una condena constante del otro que no cambia, aunque pase el tiempo, frenar una reacción impulsiva, un pensamiento destructivo, una actitud de pereza, de aislamiento, de queja, de tibieza, de melancolía insana e infructífera……Si lo hacemos estamos adquiriendo una personalidad fuerte, firme, anclada en nuestra piedra angular que es Cristo y así vamos construyendo ese hombre nuevo, mujer nueva que estamos llamados a ser

Nos pide Jesús, amar nuestra Cruz de cada día… pero nos dice que la cojamos y LE SIGAMOS. No caminamos solos. Él nos precede en esas situaciones diarias que nos matan, que nos hunden y nos quitan el brillo de los ojos…

Porque caminar detrás de Él es un regalo… ¿Sabéis por qué? Pues porque Él sabe mejor que nosotros que esa Cruz pesa y duele y si nos dejamos abandonar y descansar y confiar en Él…nos la llevará muchas veces y entonces será ligera y suave….

Por último…dice el texto de hoy que lo más importante es no perdernos a nosotros mismos…negándonos, cogiendo esa Cruz y yendo detrás de Él seremos dueños de nuestra vida porque habremos aprendido a desprendernos de nuestras dudas y entonces Él Acontecerá con una gran Resurrección en cada una de nuestras debilidades e incredulidades …y entonces, veremos la realización de lo imposible en cada uno de nosotros…

ES SÓLO CUESTIÓN DE FE…. Vale la pena…🙏🌷.

¡Un abrazo fuerte a todos!

Custodia Cordis ❤️