Comentario evangelio 14.05.2021

Comentario evangelio 14.05.2021

Evangelio San Juan 15, 9-17

¡¡Queridos Amigos!!

De nuevo hoy recordamos un Evangelio que leímos hace muy pocos días. Seguimos en esta conversación íntima de Jesús con los suyos. Y hoy nos vuelve a recordar que nos llama AMIGOS.

No somos siervos para Él, ya que no nos trata con la distancia o la humillación de quién lo sabe todo y no quiere que le sigan como súbditos o como parte de un programa establecido para que el ser humano exclusivamente se límite a cumplir sin saber lo que cumple o a sentir miedo si no cumple o a vivir en una desesperanza porque estamos hablando de un Dios absolutamente intocable.

Todo lo contrario, si repetimos el Evangelio de hoy es porque hemos de volver a escuchar la importancia de que somos AMIGOS. ¿Conocemos realmente lo que significa el término Amistad? ¿No es más cierto que se ha rebajado la calidad e integridad del concepto real de esta santa Palabra?

Jesús nos la explica. Amigo es aquel que da su vida por los que ama. Ser amigo implica automáticamente amar. Amar significa cumplir el mandamiento fundamental que el Señor nos ha entregado: «un mandamiento os doy que os améis los unos a los otros».

Jesús supera el mandamiento que se dicta en la época de Moisés por Dios en el Levítico: «amarás al prójimo como a ti mismo». Siempre me he fijado en este mandamiento de amarnos a nosotros mismos. Nadie nos enseña a amarnos a nosotros mismos. Más bien parece que si me amo a mí mismo, entro en un círculo de egoísmo e introspección. Esto nos pasa porque tenemos confundidos los conceptos. Amarse a uno mismo es esencial para poder amar al otro, y así, no buscar en el otro la compensación a nuestros vacíos o frustraciones creando relaciones dependientes y muy dañinas.

Sin embargo, hoy Jesús nos da el truco para saber amarnos a nosotros mismos. Solamente amándole a El podremos amarnos en nuestra integridad a nosotros como Él nos ha amado desde siempre. Y nos Ama sin juzgarnos; nos ama aceptándonos tal y como somos; nos ama en las debilidades más profundas que ni siquiera queremos reconocer; nos ama cuando nos odiamos a nosotros mismos; cuando nos censuramos; cuando nos hablamos de una forma muy violenta porque no podemos soportarnos. Nos ama cuando nos han humillado o nos han rechazado, o nos encontramos solos o abandonados. Nos ama cuando nos hacemos el flaco servicio de compararnos con los demás y tener envidias, celos, juicios insanos. La comparación con el otro jamás viene de Dios. El demonio sabe muy bien como quitarnos la paz descentrándonos de nosotros mismos. Pero hoy Jesús supera este mandamiento para que sea real. Quiere que nos amemos como Él nos ha amado.

Justo éste es el Gran Tesoro. Si sabemos amarnos como Él nos ama, lo que implica un trabajo de discernimiento interior muy profundo, podremos amar realmente a los demás. Nos llama AMIGOS porque Él no tiene miedo a compartir su intimidad con nuestra intimidad. Él no tiene miedo a comunicarse con nosotros desde la esencia de la verdad. Él nos enseña la comunicación que realmente conecta corazones.

¡¡¡¡Amigo!!!!! Nos llama a cada uno por ¡¡¡ nuestro nombre!!!! En este momento os invito a cerrar los ojos y repetir vuestro nombre y escuchar cómo Jesús os dice:  Juan amigo, Loli amiga; Jimena amiga; Javier amigo; Manel amigo; Isaac amigo; Antonio amigo; Adriana, Rocío amigas; Fátima amiga; Isa amiga; Nuria, Catalina, Helena, María Ángeles, Begoña, Natalia, Rosa, Silvia, Fina, Sor María Dolores, AMIGAS. Repetiría el nombre de cada uno de vosotros y añadiría Amigo; Amiga. Alejandra, Amiga… Maite, Isa, María José, Ana, María Victoria, Montse, Pilar…María…AMIGAS….y todas y cada uno de nosotros.

Él ha dado la vida por cada uno de nosotros porque nos quiere desde lo más profundo de su alma, y desde ese Corazón roto❤️ que sigue doliéndole, desde donde ama cada una de nuestras heridas. Ama cada una de nuestras llagas. Ama cada una de nuestras incertidumbres. Ama cada una de nuestras dudas. Ama cada uno de nuestros bloqueos.  Ama cada una de nuestras impotencias. Ama cada uno de nuestros defectos.  Incluso desde nuestros pecados transforma nuestras vidas porque dónde abundó el pecado abundó la Gracia. ¿No veis que Amigo tenemos?

Hemos de aprender a ser Amigos unos de otros y así podremos amarnos como Él nos amó. Compartir cada día la oración y compartir cada día sus Palabras ya nos acerca en una Comunión de vida importantísima y logra que sintamos en nuestros corazones que nos conocemos todos, todos, y somos muchísimos, como si nos hubiéramos visto cada día.

Él nos ha elegido a nosotros y nos ha predestinado dice hoy la Palabra, para que demos frutos y que nuestros frutos permanezcan. ¿No os parece maravilloso que Él habla con absoluta certeza de que hemos sido elegidos para unas misiones concretas y que esas misiones van a permanecer?  ¿No os parece maravilloso que encima Él nos diga que pidamos todo lo que queramos y nos lo va a conceder?

Os dejo con sus Palabras para que las rumiemos en nuestros corazones durante este día:

«No me habéis elegido vosotros a mí, sino que yo os he elegido a vosotros, y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y que vuestro fruto permanezca; de modo que todo lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo conceda. Lo que os mando es que os améis los unos a los otros.

A vosotros os he llamado AMIGOS, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer

¡¡Un abrazo fuerte a todos!!

Custodia Cordis❤️