Comentario evangelio 12.02.2021

Comentario evangelio 12.02.2021

 

 

Evangelio San Marcos 7,31-37

 ¡Queridos Amigos!

Effethá (que significa Ábrete).

Jesús anda por la Decápolis (diez ciudades paganas). Era una zona donde se produce expulsión de demonios importantes, precisamente por no estar abiertos a la Palabra de Dios.🙏💫

Es ejemplo de cuando nos ofuscamos y distorsionamos nuestra realidad, donde nos volvemos presas fáciles de múltiples pensamientos que vienen del mal.

Estos demonios no son gnomos o duendes que nos bailen alrededor: son seducciones, pensamientos desviados o retorcidos, presencias que nos van creciendo por dentro hasta trastornar la realidad.

En pocas palabras, son trastornos graves en nuestra comunicación con Dios, en la escucha de su voz y en la obediencia a su Palabra.

Jesús hoy viene a decirnos está Palabra que preside el comentario de hoy:

Effethá…Ábrete….no dejes que esos pensamientos y actitudes te invadan….Abre tu mente…deja que salgan….¡¡¡no te quedes en el bucle de la autodestrucción!!!

Escucha….Escucha su Palabra…no te quedes sordo. Entra en ese silencio sutil y desde él, recobra tus oídos a Palabras de Vida eterna y no de muerte.

Esto requiere todo un proceso interno de maduración profunda. Requiere la voluntad de parar esos pensamientos destructivos. Requiere la voluntad de sustituir esa irracionalidad por pensamientos constructivos que tienen que ir precedidos de una nueva pauta de conducta.🙏💫💙

Modificar también las actitudes mecánicas que nos llevan a lo mismo. Por ahí también hemos de trabajarnos.

Por ejemplo, si uno está ofuscado y cada vez más, tener la voluntad de levantarse y cambiar de lugar…salir a la calle, pasear, andar rápido, oír música o bailar….bailar y romper el apocamiento del cuerpo que se arrastra por culpa de esos pensamientos tan destructivos. Beber agua fresca, comer sano y no dejarse arrastrar por la comida compulsiva….y más y más medios que hemos de poner en marcha de forma disciplinada para abrirnos de nuevo a la Verdad.

Y va muy unido al hablar. Si no escuchamos las Palabras que nos sanan y salvan, no podremos hablar de esperanza, ilusión, sentido salvífico del sufrimiento…sino que nos iremos hundiendo en un abismo que nos privará de todo aquello que Dios nos regala diariamente y es cierto, no una utopía.

Que podamos abrir de nuevo nuestro canal de comunicación sana con Dios….

¡Un abrazo fuerte a todos!

Custodia Cordis ❤️