Comentario evangelio 10.04.2021

Comentario evangelio 10.04.2021

Evangelio San Marcos 16, 9-25

¡Queridos Amigos!

SABADO OCTAVO DE PASCUA

El Evangelio de hoy es muy sintético. San Marcos nos relata las apariciones de Jesús y la incredulidad de los apóstoles. ¡Esta incredulidad, nos demuestra la Verdad de la Resurrección!

¡No es una imaginación, ni un cuento que han creado los apóstoles!; ¡No! ¡Imaginaros que un hombre muerto vuelve a la vida! 🙏🌹🕯️ No ha pasado nunca salvo con Jesús. Llevaba tres días muerto y con un cuerpo destrozado y clínicamente muy deteriorado.

¡Y VENCIÓ ESA MUERTE!  Pero…los discípulos no creyeron a María Magdalena, ni a los discípulos de Emaús. Sólo estaban tristes y lloraban. Me parece muy tierna esta descripción de hoy porque vemos su humanidad y su coherencia con la gran perdida que acaban de tener.

Si bien, esa pérdida les estaba causando un gran daño en el corazón, se estaba endureciendo su entendimiento y ello los llevaba a perder la fe en lo que Jesús les había anunciado.

Así estamos muchas veces nosotros cuando nuestras perdidas nos llevan a una gran mentira: ¡¡¡Nada es posible!!! Esta es la frase diametralmente opuesta a Dios. ÉL POR NATURALEZA ES EL DIOS: DE LAS COSAS IMPOSIBLES

A ello nos invita hoy el Evangelio. A escrutar nuestro corazón de verdad y pensar, discernir, rumiar si nuestro corazón es incrédulo. Si vivimos la fe con una gran inmadurez interior y si ello nos lleva a ir tristes por la vida.

Mirémonos al espejo esta mañana. Miremos si nuestros ojos brillan. Si están chispeantes como cuando uno está enamorado a tope y aún no ha sufrido decepciones y vuela por la vida.

Si no es así, pensemos en Jesús y que Él también nos dice hoy: ¿Por qué tú corazón es incrédulo?; ¿Por qué estás tan duro en tu mente?

Nuestra alma, está constantemente enamorada porque ve a Dios. Si no lo notamos es que la estamos bloqueando desde nuestra humanidad y por ello le impedimos su esencia que es Gozar de Dios.

Hoy pensemos en nuestra Alma. ¿CÓMO LA CUIDAMOS?

Termina la Palabra de hoy con una petición, que es una orden preciosa de Jesús:

Les dijo: «Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación.»

¡Es impresionante! Jesús sobrepasa todos sus miedos y todas las tristezas e incredulidad es de los discípulos, creyendo mucho más en ello que ellos mismos. Les ensancha el horizonte.

Les pone en sus manos una misión inmensa y preciosa. Jesús sabe que pueden hacerlo. No se queda en sus bloqueos. Va mucho más allá. Les necesita y los ha preparado para la evangelización del mundo entero.

Y el Espíritu Santo, hará posible, el deseo de Jesús. Así ocurre también en nuestra biografía. Muchas de las intuiciones y deseos que sentimos de forma reiterada y con paz, aunque aún no hayan acontecidos, no son nuestros. Son los deseos de Dios que se anidan en cada uno de nuestros corazones. Y esos deseos si los escrutamos con cariño y mucha sabiduría del Espíritu Santo, van marcando la llamada de Dios en cada uno de nosotros.

La casualidad, no existe. DETRÁS DE MUCHAS COSAS QUE NOS TRASCIENDEN, ESTÁ LA VOZ DE DIOS. Si no lo sabemos ver y vivir plenamente comprometidos en esa esperanza, es que aún estamos como los Apóstoles hoy: Incrédulos y con el corazón endurecido.

¡Un abrazo fuerte para todos!

Custodia Cordis❤️