Comentario evangelio 08.05.2021

Comentario evangelio 08.05.2021

Evangelio San Juan 15, 18-21

¡Queridos Amigos!

Seguimos en la Santa Cena y en la intimidad sagrada que en esos momentos se creó entre Jesús y sus apóstoles.

Ayer lo adelantábamos: Ya no os llamo siervos sino Amigos.

Saberse Amigo de alguien es realmente un tesoro. Es una palabra que se ha desgastado y ha perdido su esencia.

Amigo, es una relación que penetra el corazón donde los sentimientos más profundos, se comparten. Y es así porque no hay miedo. Al contrario, se crea un contexto de comodidad, comunión, confianza, seguridad, lealtad, fidelidad, compromiso, libertad.

El Amigo, no impone. Sabe estar a nuestro lado, desde el silencio o la palabra. Sabe consolar y comparte nuestras alegrías cómo si fueran suyas.

Nos ama en la debilidad y no se aprovecha de nosotros. No nos cosifica y por ello, no nos utiliza. No somos un objeto interesado según las circunstancias, sino que ve en nosotros la grandeza de nuestra dignidad y nos trata con respecto siempre.

Sabe escuchar con empatía y comprende lo que le comentamos porque está atento a nuestra conversación.

Cumple con su palabra cuando la da. Y jamás nos tratará cómo esclavos. Así, no generará con nosotros relaciones de dependencia y control. Jamás nos sentiremos anulados, ni bloqueados en nuestras expresiones delante de nuestro amigo.

Nos amará tanto, que nos corregirá con amor, paciencia y autoridad cuando sea necesario, y lo hará porque buscará edificarnos en la fe y en la vida.

El Amigo no se cansará de acompañar nuestra vida, porque es una persona apasionada por la vida y llena muy llena de amor.

Su centro está en el sentido de Filiación Divina. Y da lo que antes ha recibido. Es el Padres el que provee todas estas cualidades. Él. Hijo nos las transmite para que nosotros, sepamos amarnos de verdad, desde nuestra esencia y así, podamos salir al encuentro de nuestros Amigos.

La intimidad, la comunión, la armonía, la Paz, la elección, estarán impresas y selladas en la Amistad.

Y Amar hasta dar la vida por cada uno de nosotros, solo lo ha hecho Jesús. Por eso, está capacitado para enseñarnos que el término Amistad es maravilloso.

Implica una comunicación sana, no violenta. Una comunicación que desbloquea muros y rompe las incapacidades de comunicación.

Es una Amistad donde la Verdad, preside y esa verdad, otorga una verdadera libertad en el alma y en nuestras expresiones.

Hoy Jesús nos recuerda que es Él el que nos ha elegido. No nosotros a Él. Esto es una suerte infinita. Sabernos llamados y elegidos para ayudarle a construir su Reino en este Mundo.

Por eso, daremos mucho fruto si guardamos todas las Palabras que nos transmite estos días, en nuestro corazón.

Ese amor que nos pide, transita por la aceptación del otro tal y cómo es. A veces, será muy difícil amar al que nos molesta o es rígido en sus actitudes, o muy diferente a nuestra forma de ser. Amar en la debilidad de los demás, es Amar desde el mismo Corazón de Jesús.

La vulnerabilidad, no se acepta con el respeto y belleza que implica este concepto. Al contrario, se suele mal utilizar y los demás se aprovechan de nuestra debilidad y nosotros de la suya. Por lo tanto, les tratamos cómo siervos, no cómo Amigos.

El control del otro, los celos, las comparaciones, envidias, juicios, chismes, cotilleos, matan nuestra alma y matan a los demás.

La Palabra tiene mucho poder. Y lo podemos utilizar para construir o para destruir.

Jesús nos vuelve a decir que todo lo que podamos en su nombre, se nos dará. Y podemos pedir constantemente que nos ayude y enseñe a vivir la hermosura de su Amistad.

Ser Amigos en Jesús, es valorar al máximo al otro. Ser Amigos de Jesús, es aprender a vivir la verdadera amistad que estos días nos está regalando y crear en nosotros una nueva forma de relacionarnos desde nuestra libertad interior y si estar viciadas nuestras elecciones, con nuestro vacíos o egoísmos.

Si estamos llenos de Él, saldremos al otro y le podremos llamar Amigo desde la ternura del Corazón amante de Jesús que sigue Herido y no para de Amar.

Amar desde nuestra herida transfigurada en Cristo, es una bellísima manera de engrandecer nuestro corazón.

¡Un abrazo fuerte para todos!

Custodia Cordis❤️