Comentario evangelio 03.09.2022

Comentario evangelio 03.09.2022

Evangelio San Lucas 6, 1-5

¡Queridos Amigos!

Jesús hoy nos regala una lección.

La descripción del texto es tan hermosa que casi podemos visualizar los apóstoles caminando con Jesús por un campo de trigo: «Un sábado, iba Jesús caminando por medio de un sembrado y sus discípulos arrancaban y comían espigas, frotándolas con las manos.»

Esta mañana en la oración, he leído un texto precioso de Benedicto XVI, sobre la importancia del DESEO.

Dice, que el tiempo de espera, aumenta el deseo y esto ocasiona que se dilate el alma.

Jesús, ha venido a liberar a la propia libertad. Libertad que es el don más preciado que tiene cada ser humano.

Lo más grandioso que el Creador nos ha regalado, es el Libre Albedrío. No lo tienen los animales. Sabemos por el catecismo que existen seres racionales visibles e invisibles. Estos últimos son los ángeles (por ello, unos han elegido y siguen eligiendo estar con Dios y otros, se han ido al bando de Satanás)

Esta posibilidad de discernir en nuestro interior, lo que deseamos en cada momento, es tan EXTRAORDINARIA, que ni siquiera, podemos sopesarla.

Y por desgracia, muchas veces, caemos en una desidia del alma y decidimos por reacción y sin ser conscientes de la cantidad de estímulos que nos inyectan manipulación en nuestra mente y en nuestro corazón.

Pero manipulación de todo tipo. Los anuncios están estudiados por grandes equipos de psicólogos que saben perfectamente cómo atraer nuestra atención para comparar lo que ellos desean. Millones de euros, se invierten en todo tipo de campañas, para conseguir nuestra atención, sin ni siquiera, valorar si lo que vamos a hacer es lo que realmente DESEAMOS hacer.

Por eso, Jesús, dice claramente que Él es Señor del Sábado. El sábado era el día en que los judíos descansaban y sus 613 leyes, imponían que casi no se podía hacer nada. Este acto tan bello de poder arrancar los apóstoles, espigas de campos abiertos (sin propietarios), y comérselas frotándose las manos, estaba prohibido. Esa rigidez legalista, es la que viene a superar Jesús.

Él no trae nada inédito, sino que nos lleva al origen de la verdadera Ley de Dios. Los seremos humanos, tenemos la extraña necesidad de complicarlo todo y de poner cargas que anulan esa LIBERTAD.

Cargas que comienzan con nuestro propio corazón. Jesús, hoy nos libera. Y lo hace alegando al verdadero origen de la Ley de Dios. Les pone a los judíos, un ejemplo veterotestamentario, es decir, alega al Rey David (Referente indiscutible para los fariseos), y les recuerda, como el propio David, en sábado, priorizó las necesidades de sus hombres y entraron en el Templo y comieron los panes que solo podían tocar los sacerdotes.

Jesús vine a LIBERAR nuestra propia LIBERTAD.

Empecemos hoy por nosotros mismos, y dejemos nuestras quejas y victimismos constantes para ampliar nuestra alma y ensanchar el corazón y bendecir. Sí. No paremos de dar gracias por lo que tenemos. En medio del sufrimiento, Jesús nos sigue regalando esa LIBERTAD, que nos puede llevar a disfrutar de verdaderos milagros impensables, cuando limitamos nuestra mente y acobardamos a nuestro corazón, por nuestras viejas y arraigadas creencias, que nos impiden observar nuestra vida, desde lo que hay de originario en nuestro propio interior.

Tenemos grabada la verdadera Ley de Dios en nuestro corazón. Pidamos a Jesús que sea SEÑOR de nuestras conductas, pensamientos y emociones rígidas y encapsuladas en nuestros normativismos irreales que imponemos a nuestra mente desde una percepción muy pobre de nosotros mismos.

¡Qué Jesús, nos libere de tantos sábados que pierden el AUTÉNTICO sentido del CORAZÓN de DIOS!

¡Un abrazo fuerte para todos!

Custodia Cordis❤️