¿A quién acompañamos? ¿Quién nos preocupa?

¿A quién acompañamos? ¿Quién nos preocupa?

A tantas familias rotas que están sufriendo las consecuencias de la separación, el divorcio, la incomunicación, el aislamiento, el dolor máximo que afecta a un corazón muy herido.

Nos preocupan mucho los CONYUGES que han vivido las diferentes situaciones de ruptura. Queremos ocuparnos en ayudarles y sostenerles en momentos tan inciertos de la vida.

Nos preocupan mucho los HIJOS de estas familias tan sufrientes. Nos preocupa y por ello ocupa, tratar la herida que muchas veces les causan estas rupturas, desde muy pequeños. ACOMPAÑARLES EN ESTE PROCESO DE SANACIÓN PARA QUE PUEDAN DESARROLLAR DE FORMA ARMONIOSA Y EQUILIBRADA, ESAS PERSONALIDADES TAN FRÁGILES Y NECESITADAS DE CUSTODIA Y PROTECCIÓN EN EL AMOR.

 

La persona herida, sin sentido, sola, socialmente excluida busca desesperadamente encontrar un refugio para llenar a cualquier precio su propio vacío existencial. Ante una sociedad donde las redes sociales, internet, la necesidad de inmediación y la falta de valores, se ha acrecentado la huida de la persona herida hacia la realización de actividades de forma impulsiva, la promiscuidad, el abuso de drogas y de alcohol, el abuso de búsqueda por medio de las redes sociales de pareja para saciar la falta de cariño y, todo ello, sin dejar de tener en cuenta el aumento de los divorcios en edades muy tempranas (25 años, 30 años).